Historia

desde 1910

En 1910, Ángel Zaplana empieza en el mundo del bordado y de la mercería, trayendo pequeñas importaciones de Suiza y ubicando el primer almacén en el primer piso de la calle Ángeles nº1. Sigue con la distribución de hilaturas, dedales y distintos elementos relacionados con el sector textil y más tarde en 1945 le sucede su hijo D. Manuel Zaplana Fuentes, que tras unos años comercializando tiras bordadas y bolillos, monta en 1950 la primera fábrica de Bolillos en Valencia. En 1955 se traslada a Burjasot.

 

Tras muchos años en la fabricación, monta la distribución mediante una red de tiendas ubicadas en Córdoba, Madrid, Sevilla, Málaga, Albacete, Palma de Mallorca, Castellón, Gandía y tres establecimientos en Valencia. Teniendo a su vez una amplia red de comerciales para el resto de la geografía española y Portugal.

 

En 1971, le suceden sus hijos Manuel Ángel Zaplana y Juan Francisco Zaplana Navarro, montando una nueva sociedad textil que se concentrará únicamente en la fabricación y la distribución mayorista, ampliando el catálogo de artículos a: tules bordados, guipures, tiras bordadas, Valenciennes y bolillos.

 

Ya en 1996, Manuel Angel Zaplana lanza una nueva firma en el mundo del tejido, distribuyendo estampados, batistas bordadas y otros complementos textiles.

 

Desde 2005 hasta la actualidad y tras la incorporación de la cuarta generación con Carlos Zaplana Casalta, la empresa continúa la actividad sin olvidar la innovación dentro de un sector tradicional, intentando estar a la cabeza de una parte muy específica del textil siempre teniendo muy presente la calidad, el diseño y el cuidado de sus productos.

Abrir chat